Motín en el penal de Devoto │ Presos piden ser liberados por el Coronavirus

La revuelta estalló esta mañana en la cárcel federal porteña. Reclaman ser liberados por el Coronavirus. Hay 20 uniformados heridos.
Bengala de humo en los techos del penal (Adrián Escandar)

Hoy por la mañana, un violento motín estalló dentro del penal de Devoto, la cárcel federal de la ciudad de Buenos Aires. En medio de la tensión penitenciaria por el coronavirus, un grupo de detenidos se rebeló en uno de los niveles de la cárcel: los propios detenidos enviaron videos a los medios donde se puede ver un incendio entre las celdas.

(Adrián Escandar)

Vecinos de la zona, mientras tanto, reportan sonidos de detonaciones compatibles con disparos de balas de goma. Hay once agentes penitenciarios heridos.

Desde que se autorizó el ingreso de teléfonos celulares -por una medida cautelar que se presentó en Mar del Plata pero se ejecutó en todo el país- se utilizaron para reemplazar las visitas, evitando el contacto personal y la propagación del coronavirus. Estos dispositivos están siendo utilizados para organizar revueltas y coordinar acciones en el exterior de los penales.

Están todos el tiempo comunicados y graban todo lo que ven dentro de los predios como los cambios de guardia y/o servicios o cuestiones que muchos de los internos desconocían. De esta forma, las personas que están privadas de su liberta ahora cuentan con información sobre el trabajo del Servicio Penitenciario, sobre todo el ligado a la seguridad, a la cual no deberían haber accedido.

Además se les permitió la interconexión directa con los demás penales, una decisión que favorece la coordinación de acciones violentas como los motines. Por supuesto, en la trama no faltaron los rumores, como que en Devoto fue apartado el subprefecto Mancini -jefe del taller del penal- junto a su segundo, el alcaide mayor, porque negociaban los barbijos que confeccionaban los presos y no repartían lo conseguido con la plana mayor. Todo lo que irrita a los presos vale para que el motín sea más violento.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

El centro de la conspiración está en los penales de Santa Fe, Devoto, La Plata y Florencio Varela. La idea de los delincuentes que promueven estos episodioss es desde allí propagar el conflicto a todo el país.

Los pedazos de colchón incendiado caen al patio del penal. La Policía de la Ciudad trazó un perímetro con personal de infantería alrededor del lugar.

En estos momentos, se conformó una mesa de diálogo integrada, entre otros, por los jueces de la Cámara de Casación Gustavo Hornos y Daniel Morín.

Imágenes del motín del drone de Infobae

En el pabellón que es el foco de los disturbios, un detenido dice por WhatsApp: “Se despertó la ira de muchos”.

Una alta fuente penitenciaria reconoce: “Tomaron la planta uno del penal, el nivel reservado para narcos y detenidos que cursan estudios universitarios”. La fuente se sorprende: los disturbios suelen comenzar en los sectores poblados por detenidos acusados de delitos violentos como robo y homicidio. Otra fuente de peso dentro del Estado coincide: “No sé qué les van a dar para que se calmen. Esto ya escaló a nivel político”.

El miedo al contagio y el reclamo para que la Justicia resuelva los pedidos de excarcelaciones de cara a la pandemia del coronavirus -una problemática que marca también al Servicio Penitenciario Bonaerense, con casi 1200 presos en huelga de hambre declarada y dos motines en una semana en cárceles como la N°10 de Moreno o la 23 de Florencio Varela, que terminó con 20 presos heridos y un muerto a causa de las heridas de postas de goma, atraviesa a la protesta.

Poco después de las 15:50, fuentes del SPF confirmaron que las negociaciones habían comenzado en Devoto, entre directivos penitenciarios, personal judicial y representantes de los presos. Sin embargo, en los techos, un detenido filmaba un nuevo video: las balas de goma sonaban otra vez.

Fotos: Adrián Escandar – Thomas Khazki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.